dilluns, 1 de març de 2010

LOS ESCLAVOS DE LA SOLEDAD

Los esclavos de la soledad, Patrick Hamilton

Londres, 1943. La miseria y los estragos de la guerra hacen mella entre los atribulados habitantes de la ciudad del Támesis. Como tantos otros en esos tiempos de penuria, la señorita Roach abandona la capital para establecerse en las afueras, en un mísera habitación en una pensión que había conocido épocas mejores y que ahora acoge a vidas solitarias. Entre aquesllas paredes el horror de la contiendase presume muy lejano, apenas corren rumores y especulaciones, alimentadas por fragmentarias informaciones de periódicos y noticiarios cinematográficos. Porque la guerra de la sufrida señorita Roach, el pérfido e insoportable señor Thwaites, del misterioso señor Prest, de la intriganta alemana Vicki e incluso de los soldados americanos allí destinados, es una guerra en la que no hay bombardeos, ni muertes, ni tan sólo escombros: son los cortes de electricidad, las cartillas de racionamiento, la penosa calamidad de hospedarse en un tugurio o sobrevivir a las tediosas comidas en el salón común, lo que solivianta la existencia de unos seres a quienes la vida se empeña en maltratar con saña.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada