dimecres, 5 de maig de 2010

BILBAO- NEW YORK - BILBAO


Bilbao -New York - Bilbao de Kirmen Uribe

Calculamos los años que ha vivido un árbol por el número de anillos en el tronco. También podemos medir la edad de un pez por la cantidad de escamas, rastro de heridas leves que laceran su piel en invierno por falta de alimento. El hombre también acumula heridas leves cuando crece: sus pérdidas. Y aunque, a diferencia de las escamas, las pérdidas humanas son invisibles, también dejan un rastro, y pueden recuperarse simbólicamente a través de la memoria y la escritura.

Cuando Liborio Uribe comprendió que ya no podía escapar de la muerte, les pidió a sus familiares que lo llevasen a ver por última vez un cuadro de Aurelio Arteta. Años después, su nieto Kirmen está delante de ese mismo cuadro, dispuesto a recosntruir, durante el trayecto entre Bilbao y Nueva York, la historia de su familia: una historia enraizada en la tierra, y también en el traicionero mar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada